Reservas de última hora: +34 952 792 935 +34 667 710 369

Ruta por los pueblos Blancos de Cádiz

Ruta por los pueblos Blancos de Cádiz

Hoy recorreremos los pueblos blancos con más encanto e imprescindibles para tu ruta por la provincia de Cádiz.  Aunque hagamos una selección de algunos, no dudes en explorar el resto, porque en el camino hay otros también con mucho encanto.

Los que pensamos que son imprescindibles: Setenil de las Bodegas, Olvera, Zahara de la Sierra, Grazalema y Arcos de la Frontera. Para aquellos curiosos que quieran ampliar su ruta pueden consultar más información en  la Web de Turismo de Cádiz.

 

Setenil de las Bodegas

Es un municipio muy singular por la belleza que caracteriza su red urbana. No es un pueblo que despierte los sentidos por estar en las alturas, todo lo contrario, enamora a los visitantes al crecer en el lomo de una serpenteante garganta.

Sus viviendas son conocidas como “abrigo bajo rocas” y las casas no están excavadas, si no que se aprovechan las paredes rocosas para después hacer las viviendas. Gracias a este entramado urbano son famosas sus calles, entre ellas, las Cuevas del Sol y las Cuevas de la Sombra son ya conocidas internacionalmente, por la particularidad de que solo se ve la roca de la montaña, en lugar del cielo, cuando miramos hacia arriba.  

En este pueblo blanco de la Sierra de Cádiz, se pueden realizar muchas rutas de turismo en un marco natural impresionante, donde la más famosa de las rutas es La Ruta de Los Bandoleros, por donde dejaron su huella “bandoleros” como Curro Jiménez.

En cuanto a su gastronomía, entre los platos más típicos está la Sopa Cortijera que se puede consumir durante todo el año, aunque no podemos dejar Setenil sin haber probado la tapa estrella del pueblo: “las masitas”, que son  unas mini hamburguesas cuya masa está hecha de salchichón o chorizo a la plancha.

 

Grazalema

Es considerado uno de los pueblos blancos más bonitos y cuenta con actividades muy interesantes para disfrutar de la estancia allí, entre ellas visitar el Museo de artesanía textil donde conocer la elaboración de las tradicionales "mantas “, pasar por el taller de la Finca Las Hazuelas para conocer cómo se elaboran los quesos ‘payoyos’ y en cuya elaboración pueden participar los visitantes; también se puede asistir a una cata de quesos dirigida por un monitor.

Además, para los amantes de los deportes de montaña, desde el interior del pueblo se puede acceder al parque natural Sierra de Grazalema, (es necesaria autorización previa). Entre las diversas rutas posibles, es famosa la que lleva al Pinsapar, un precioso bosque de pinsapos, un auténtico fósil viviente de la era terciaria.

Los bares y restaurantes ofrecen algunos de los platos típicos del pueblo como la sopa de espárragos, cordero al horno y las tagarninas. Y como aperitivos: los embutidos y los riquísimos quesos ‘payoyos’ acompañados con una copa de vino de la tierra.

 

Arcos de la Frontera

Arcos de la Frontera es una ciudad con una belleza muy peculiar conocida incluso por los medios a nivel internacional.  Posee además un conjunto de importancia histórico-artística: la basílica de Santa María de la Asunción y el órgano de la misma basílica.

Para los amantes de la fotografía, las panorámicas más impresionantes de su silueta se pueden inmortalizar desde la carretera de Paterna y Alcalá de los Gazules al Sur, la carretera de Algar y El Bosque por el Noroeste y el Este, el acceso desde Jerez de la Frontera por el Oeste y el antiguo camino de Bornos.

El pueblo cuenta con un castillo, la iglesia parroquial de Santa María de la Asunción y el Ayuntamiento.  Los lugares que más frecuentan los visitantes son la Cuesta de Belén, la Calle  Corredera y la Plaza del Cabildo. Todo se recorre a pie y hay que dejar el coche lejos del casco histórico por la gran afluencia de visitantes.

Los platos típicos son elaborados con productos de la tierra como el potaje de acelgas, o la Alboronía y el guiso mediterráneo, hecho con arroz caldoso, carne o pescado y especias aromáticas.

Para poder disfrutar de estos platos podremos acudir a algunos restaurantes con cocina casera como el Cortijo Faín, los mesones del Corregidor y de la Molinera, el Mesón la Plata y el Cortijo Mesa de la Plata.

 

Zahara de la Sierra

Zahara de la sierra es un pueblo de cuento medieval, con su castillo del siglo XIII en la cima, los restos de las murallas árabes y el pueblo blanco cayendo por la ladera.

Su fiesta más atractiva para los visitantes y que además, ha sido declarada de interés turístico nacional es el Corpus Christi, donde las calles de todo el pueblo se decoran con flores y plantas.

Una de las singularidades del pueblo es “La playita”, una peculiar zona de baño interior, arrojada en plena sierra de Arroyomolinos, donde tenemos  espectaculares panorámicas y se puede además practicar diversos deportes náuticos.

Los monumentos más destacados gozan de un rico pasado histórico como el Castillo de origen árabe y la Iglesia Mayor.

Todos éstos atractivos naturales e históricos, junto a su rica gastronomía propia (las sopas hervías y la carne de membrillo) la hacen merecedora de una visita para conocerla y vivirla.

 

Olvera

Olvera es el pueblo considerado como la puerta de entrada a la Ruta de los Pueblos  Blancos, situado aproximadamente a unos 130 km de Cádiz. Además, posee una gran peculiaridad: por él transcurre la Vía Verde de la Sierra, la única ruta declarada de interés turístico en Andalucía.

Su Casco urbano es un homenaje a la mezcla de la herencia andalusí y la arquitectura popular.

Es un pueblo famoso por sus olivos y gracias a ello se creó una denominación de Origen: Sierra de Cádiz. Dentro de lo más destacado de Olvera está el Castillo Árabe, El Santuario de Nuestra Señora de los Remedio y la iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación.

La gastronomía olvereña cuenta con un ingrediente especial que le da ese toque único a sus platos: el aceite de oliva de sus propios olivos. Lo más destacado dentro de su gastronomía son el solomillo relleno de Olvera, las patatas zapateras, los serranitos, la torta del lunes de Quasimodo, las Sopas pegás, las sopas de tomate, el hornazo, la olla (un cocido con pringada), y las gachas.

En definitiva, no es necesario salir de nuestro país para conocer lugares singulares y con encanto. Estos son algunos de los encantadores pueblos que no puedes perderte en tu ruta por los Pueblos Blancos de Cádiz. ¡Te animamos a coger el coche y empezar a explorar estos pueblos con magia, en agradable compañía!



Volver
Política de cookies En esta web utilizamos cookies para darte una mejor navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información aquí. Continuar